Archivos mensuales: septiembre 2014

La casa embrujada

 

Escapando de la casa embrujada

Todo ocurrió un martes trece de junio del año 1990 en Pensilvania. Robert, un niño de catorce años, vivía en una humilde casa con su madre. Faltaban menos de cinco días para el Halloween. El y sus amigos estuvieron meses eligiendo sus disfraces.

Al comenzar el Halloween ellos estaban súper emocionados por todos los caramelos que iban a conseguir. Salieron a caminar para pedir caramelos y de repente vieron una casa enorme que nunca habían visto, porque nunca habían ido para esa parte del barrio. Todos quedaron sorprendidos, en especial Robert, porque esa casa comparada con la de él era gigantesca. Robert quería entrar para ver como era por dentro y por supuesto para pedir caramelos, pero sus amigos ya no tenían ganas de seguir caminando porque era muy tarde y estaban muy lejos de sus casas. Robert insistió pero sus amigos no quisieron y se volvieron. Robert se enojo y se quedo en la entrada de la casa. La casa daba mucho terror. Robert se acerco hasta la puerta de la casa, toco el timbre pero nadie respondió. El tenía tantas ganas de entrar que abrió la puerta. A Robert le pareció extraño que la puerta no tuviese seguro pero definitivamente entro a la casa.

Dentro de la casa, Robert empezó a recorrer todo, pero tenía mucho miedo de encontrarse a alguien o de romper algo, el estaba temblando del miedo que tenia. De pronto entro a la cocina y vio un enorme plato de caramelos, el se pregunto -¿debería comerlos?- aunque se pregunto una y otra vez, el agarro el plato de caramelos y empezó a comérselos todos. Pasaron quince minutos y el tuvo un terrible dolor de panza, el  se desmayó por el dolor. Al despertar, Robert se encontraba en una habitación atado a una silla. El se pregunto – ¿Qué estoy haciendo aquí? – hacia mucho  frio y no había nadie eran como las dos de la mañana y el no veía a nadie, de repente el escucha un ruido pero no sabía de dónde venía y tampoco vio a nadie. El intento desatarse de la silla pero no tenía tanta fuerza para poder salir.

De repente se abrió la puerta misteriosamente. Robert dijo–Hola ¿hay alguien ahí?- pero nadie respondió. De repente se escucho un grito de sufrimiento que el supuso que venía del sótano. El se murió de miedo, ¡empezó a temblar del miedo!, con todas las fuerzas que le quedaban se arrastro junto con la silla hasta una mesa de luz y en la mesita de luz había unos lentes. El agarro los cristales de los lentes los rompió un poco contra la pared y empezó a cortar las sogas para poder desatarse.

 

 

Cuando se desató corrió por el pasillo largo para poder encontrar la escalera para bajar al piso de abajo. En el piso de abajo estaban todas las luces apagadas, el tenia que llegar al sótano pero él estaba en el segundo piso todavía, habían un montón de puertas pero ninguna era la puerta correcta para llegar al sótano. Después de un rato abriendo puertas encontró la puerta correcta, al abrir la puerta vio una escalera larga que llevaba al sótano. No veía nada y tampoco pudo prender una luz porque no vio ningún interruptor, el empezó a bajar muerto de miedo, cuando termino de bajar pudo prender una luz de una vela que encontró en una mesa.

Al prender la vela el vio en las paredes palabras escritas con sangre, las palabras decían -Hoy vas a morir, jamás escaparas de aquí y lamentaras haber entrado a esta casa. De repente se cierra la puerta y el cae en un pozo profundo que no tenia escapatoria, de suerte no se lastimo, no podía salir pero se dio cuenta que la pared era de un material muy frágil, entonces el derribo la pared con su espalda. Al estar del otro lado de la pared empezó a correr como loco por el pasillo, era un pasillo muy largo con muchas puertas, abrió  a una de las puertas pero no había nada él siguió entrando a las habitaciones  pero ninguna tenía nada. Hasta que entro a una habitación en donde estaba una chica muy herida y llorando atada a una silla, entonces Robert la ayudó, la desato y la ayudo a caminar para el lugar donde se encontraba el pozo, la chica casi que no podía moverse del dolor y cansancio que tenia. Ella estaba sostenida del hombro de Robert para poder caminar, al cruzar la puerta, todas las paredes empezaron a derrumbarse. Empezaron a caminar más rápido pero un pedazo de madera muy grande cayó en los pies de la chica y fue aplastada por todos los bloques del derrumbe. Robert agarro un poco de madera y corrió para el pozo, lo apoyo en el piso, se subió en él y logro escaparse para arriba. El empezó a correr para el segundo piso de la casa y se sentó en una silla para poder descansar de lo exhausto que estaba, al cabo de un par de horas, el despertó. Cuando despertó, el logro notar una silueta de una persona que estaba en la ventana, pero en realidad el pensó que no había nada porque estaba muy dormido. Resulta que si había algo, algo muy aterrador se encontraba en esa casa junto con Robert.

Robert estaba subiendo la escalera cuando de repente el nota que una soga lo agarra del cuello y lo deja colgando de la punta de un mueble que estaba en la pared, el se estaba poniendo morado de la asfixia pero con sus pies largos pudo mover una silla para poder pararse de punta de pie y así poder respirar, estuvo unos cinco segundos parado ahí hasta que la silla se corrió y se siguió asfixiando, no se le ocurrió otra idea

 

 

que treparse del mueble, el se trepo del mueble y saco la soga pero el mueble se empezó a caer, el logro saltar para un costado del mueble y se salvo. El empezó a correr para la puerta y al abrir la puerta, la alfombra se corrió misteriosamente para atrás, el se resbalo y se dio la cara contra el piso. El se pego tan fuerte en la cabeza que se murió y no logro salir de la casa.

FIN

La venganza de Nicolas

LA VENGANZA DE NICOLAS

 

Una tarde, Micaela  se encontraba en la casa de su primo Nicolás , el era muy celoso de Micaela, porque le iba muy bien en el colegio y a Nico no le iba muy bien que digamos, entonces los papas estaban más orgullos de mica que del  niño , hasta que un día el hijo se enojo mucho y decidió hacerle la vida imposible. Muchos años después cuando  los dos iban a la facultad empezó a pasar lo mismo que antes , a  Micaela le iba mucho mejor que a Nico, después de muchos  años de odio hacia ella, decidió matarla. Micaela  llega cansada después de la facultad, se acuesta en la cama y empezó a escuchar pasos en la cocina , mica se levanta de la cama y va a la cocina , cuando llega  no hay nadie , se queda un rato sentada y vuelve a escuchar pasos en su cuarto , va y se encuentra a un hombre con una máscara , el hombre la agarra de los pelos y la amenaza con clavarle un  cuchillo  en la panza , el hombre le dice :

-El hombre: Ahora es mi turno

-Micaela: ¿Para qué?

-El hombre: ¡¡Para vengarme!!

-Micaela: NOOOO!!

El hombre le clava el cuchillo en la panza y mica cae al piso haciéndose la muerta , cuando el hombre se saca la máscara y ve que es su primo! Nicolás , cuando Nico se da cuenta que no está muerta le clava una vez más el cuchillo  en la panza y se muere . Después de eso  nunca volvieron a ver a Micaela ni a Nicolás .

FIN.

 

La masacre en Amity Ville

LA MASACRE DE AMITY VILLE

 

Había una vez en un pueblito llamado Amyti Ville donde habitaba un reconocido ladrón de joyas. El ladrón llamado Marcelo fue a la única joyería que había. Cuando llegó a la joyería empezó a sacar todas las joyas que había. Pero de pronto apareció Jhonny el mejor policía del pueblo. Marcelo escapa con todas las joyas y Jhonny lo persigue por atrás.

El ladrón se esconde en un garaje, de repente Marcelo empieza a escuchar voces y a sentirse raro, se desmaya. Despierta atado en un hospital abandonado con muchas personas alrededor observándolo, estas “personas” eran muy raras porque eran pálidas y tenían ojeras, ¡eran fantasmas! Uno estaba vestido como cirujano que de repente le pregunta- ¿Quieres salir de aquí?- y el ladrón le contesta- ¡SI POR FAVOR!- el “cirujano” le corta los tendones de las piernas y abre la puerta , le dice – pues vete- Marcelo intenta pararse, pero no podía!, se empieza a arrastrar y cuando está por llegar a la puerta el cirujano se para al costado y le corta la cabeza. Este fantasma se llamaba Jack.

El policía, buscándolo, vió que pasó una sombra por al lado de un hospital, de repente se empezó a sentir enfermo y apareció dentro de ese mismo hospital, a su derecha estaba Marcelo tirado en el piso sin cabeza. Los fantasmas lo llevan a una sala donde Jack lo descuartiza en pedacitos.

Así nadie en el pueblo pudo derrotar a los fantasmas que vivieron para siempre, en el hospital de la muerte.

Escapando, para sobrevivir…

Era Halloween Juan y su hijo, Martin habían salido a buscar caramelos. Se hacía tarde y la gente empezaba a irse dormir, Martin dijo —- vayamos a una casa más, porfa, porfaaa!!!! —- y Juan acepto. Caminaron hacia una casa que había en la esquina. Había luces encendidas en la casa, ellos tocaron la puerta pero nadie les abrió, volvieron a tocar y la puerta se abrió. No había nadie solo ellos y la casa, de repente Martin ve un bol lleno de caramelos Juan lo corre y le dice —- ¡no, no!—-, pero ya era tarde se abre un agujero en el piso y cae Martin. Juan se tira al piso a llorar.
En ese momento de angustia y desesperación Juan decide bajar por una escalera que encontró que lo llevaba a un sótano, en el sótano se encuentra con un cartel escrito con sangre en una pared que dice “BIENVENIDO”. Escucha un grito en el piso de arriba y el corre siguiendo el grito lo lleva a un cuarto donde está su hijo, Juan intenta abrazar a Martin pero se hace cenizas…
Juan cae desmayado. Se levanta en una pequeña habitación, atado a una silla. Levanta la cabeza y en el rincón ve a su hijo llorando. Él le dice —- Martin desátame rápido—-. Martin corre e intenta de desatarlo pero sale una persona de la sombra y le pega al chico y le dice —- ¡ANDA A TU RINCÓN!—-.
El señor —-Hola, ¿no te acordás de mí? —-
Juan —-no ¿Quién sos? y ¿qué quieres de mí?—-
El señor —-Yo soy Brian Likstenstein, hijo de Bruno Likstenstein, y ¿Qué quiero? esa es una buena pregunta. Tú sabes bien que quiero. Yo quiero ¡VENGANZA!—-
Y Brian le pega a Juan
Juan —-Venganza ¿De qué?—-
Brian —- Venganza, ¿cómo que no sabes de qué?
Juan —- No, no lo recuerdo

Brian —- ¡VENGANZA POR METER A MI PADRE EN PRISIÓN! Eso que viste en la casa fue una bienvenida… ¡A TU SUFRIMIENTO!—-
Brian —- lo que viste en la casa fue causa de una droga experimental que ahora te la insertaremos de nuevo—-
Juan —- ¿y mi hijo?—-
Brian —- ¿tu hijo? Pasará un lindo rato conmigo—-
Brian le abre la boca a Juan y le inserta la droga —-suerte—- le dice Brian.
Juan cae en un estado de coma. Se levanta en la casa en la que había estado hace unas horas, y ve a Brian quiere ir a golpearlo pero lo único que logra es atravesarlo, vuelve a intentarlo pero no lo logra, queda exhausto, y vuelve a caer desmayado. Se levanta de nuevo y ve a su hijo, él se le acerca. Pero Martin le dice —-lárgate, ¡¡LARGATE!!—-, pero Juan le responde —- no me largaré porque creo en ti y te voy a recuperar quieras o no—-.
Con esa frase él logra recordar que lo que él veía no era cierto era solo parte de su imaginación, de una alucinación generada por una droga. Él logra levantarse de ese ‘’coma’’ agarra todas sus fuerzas, se desata de las silla, agarra un fierro y grita —- ¿DONDE ESTAS QUERIDO BRIAN?, VOY A HACERTE PEDASOS POR METERTE CON MI FAMILIA—-. Juan escucha un grito, y corre por un pasillo angosto hasta encontrarse en una sala, donde estaba su hijo atado a una columna. En ese mismo instante sale Brian de un baño y Juan corre a pegarle. Brian cae desmayado pero Juan le sigue pegando, le pega, le pega. Hasta que muere. Siente un escalofrió de frescura por todo su cuerpo y se logra relajar por fin. Corre a desatar a su hijo, lo desata y corren hasta su casa. Se duermen…
Al siguiente día vuelven pero la casa ya no estaba.
FIN.